Parece mentira, pero ha llegado el final de este precioso camino. Si soy sincera, se me ha pasado volando. Cuando empecé con este proyecto -hace casi un año- no me imaginaba lo que iba a suponer para mí. Me lo tomé como un juego, una forma de mantener activa la creatividad todos los días. Pero inexplicablemente, se ha convertido ya en parte de mi ser. Poder echar la vista atrás y recordar lo que viviste un día concreto gracias a esa foto es algo maravilloso. Y haber podido contar un año entero de mi vida en fotos, que al fin y al cabo es como creo que mejor me expreso, es algo tan especial para mí que no lo puedo describir.

Quiero dar unas gracias enormes a todos aquellos que me han seguido de cerca, que me han motivado, me han ayudado, se han ofrecido de modelos, en definitiva, los que me han acompañado en este camino fotográfico. Sé que hay gente que quería aparecer y al final no ha podido, y otros que querían salir más. A todos vosotros os dedico mi última foto del año, la más especial para mí, porque es donde acaba todo y la que resume lo que siento ahora mismo.

Nos veremos pronto con más proyectos…. ¡A por el 2017!

Abrazos,

Nana Maez